5 claves para ofrecer el mejor servicio al cliente

5 claves para ofrecer el mejor servicio al cliente…

Las empresas que desean ir más allá de lo ordinario cultivan políticas de servicio al cliente que no son simples protocolos, sino verdaderas premisas que deben cumplirse a rajatabla, como dirían en casa de mi abuelita. Mi gente… El concepto clave NO es tener los precios más bajos, no compitas por precio; sino en conseguir y sostener los clientes más leales. ¿Cómo? Dándoles el cariñito que se merecen. 😉

Lo crucial es, antes que todo, promover relaciones sólidas con los clientes a través de estrategias de servicio centradas en ofrecer y sostener en el tiempo el mejor servicio al cliente desde el primer contacto.

Ahora bien, proporcionar un buen servicio se reduce a un principio básico mi gente: tratar a los clientes de la manera que desean ser tratados, ni más ni menos. Aunque parezca difícil de creer, esta filosofía comienza a partir de la manera en que adiestramos y tratamos a nuestro equipo, nuestro recurso humano. ¿Por qué? Porque el espíritu y los modales de estas personas en las que delegamos tan importante tarea, equipo que está en “primera línea” de contacto con el cliente, será pieza clave en los aspectos más cruciales de la atención y servicio que se brinda a cada cliente.

¿Cuáles son las estrategias de servicio y premisas exitosas para consolidar el mejor servicio al cliente? Muchas, sin embargo, enfoquémonos inicialmente en cinco de ellas. Veamos cuáles son…

1. Adiestra y educa a tus empleados

El ideal del servicio al cliente es un trabajo de equipo. No puede pasar que uno de tus empleados se “desentienda”, y pase al cliente de mano en mano sin que nadie resuelva su problema. Dicho de otro modo, en términos de estrategias de servicio: las cadenas se rompen por el eslabón más débil. ¿O me equivoco? Tus empleados tienen que saber qué es lo que tú esperas de ellos en términos de servicio al cliente. Establece reglas claras, limítate a lo extremadamente necesario, simples, no un manual interminable que, seamos claros, nadie leerá, sino aquellas cosas básicas que se traduzcan en un cliente satisfecho y bien atendido. ¿Ejemplos? Además de las cosas tan básicas como pueden ser el ser cortés y sonreír, asegúrate de que tu equipo escucha muy atentamente a ese invitado, que responde siempre en términos de solución, y no en términos de problema, entre otras más.

2. Invita a tus clientes a opinar, y cuando lo hagan… escúchalos

Toma en cuenta lo siguiente: después de ti y tus empleados, nadie sabe más sobre tu negocio que tus clientes. A partir de este conocimiento, ellos pueden ser tus defensores más entusiastas o tus críticos más duros. No pierdas oportunidad para permitirles expresarse, pregúntales cómo lo estás haciendo, qué es lo que les gusta, qué cosas quieren ver y qué cosas cambiarían. Elimina ese mal concepto de que una crítica negativa es malo para la empresa: comienza a tomarla como una oportunidad de mejorar aquellos aspectos de tu servicio al cliente que no están funcionando. ¿Cómo hacerlo? Lo digo en todos mis seminarios… A través de tu sitio web, de tus redes sociales digitales, ahí seguramente tienes una comunidad siguiéndote que estará gustosa de apoyarte en esa área…, en fin mi querido lector, tú eres quien mejor conoces la médula de tu negocio y los puntos clave de tus estrategias de servicio: sabrás dónde hay que dar cariñito extra y qué evaluar.

3. Mejora el trato a tus clientes en todo sentido

Sin vueltas: El binomio cortesía y respeto es lo que merecen y esperan tus clientes, mínimo. Si a ello sumas creatividad y además implementas servicios especiales como programas de fidelización y detalles de agradecimiento, el cambio se hará notar rápidamente. ¡Ah! Y un punto que no puedo dejar de mencionar aquí… Personaliza la experiencia de compra, incluso a través de tus redes sociales digitales. Estas plataformas te brindan una oportunidad magnífica para hablar de “tú a tú” con tu comunidad, dirígete a la persona por su nombre, agradece su tiempo, su escrito. No dejes pasar ni una oportunidad para conectar con tus clientes y/o prospectos.

4. Si hay errores, admítelos, corrígelos y evita que vuelvan a suceder

Nadie es perfecto. Si reaccionas en términos de solución frente a tu cliente y luego tomas medidas para trabajar estos errores, probablemente tus clientes lo entenderán y la confianza que has generado en ellos volverá. Si cometes un “ups”, primero… reconócelo, pide una disculpa y luego toma acción rápidamente para corregirlo. Eso sí: cierra el círculo, busca la forma de que tus clientes sepan qué acciones tomaste (o tomó tu equipo) para evitar que el error vuelva a ocurrir.

5. Di “Gracias”

“¡Gracias!” Una receta antigua, algo así como el ABC del servicio al cliente, una estrategia de servicio tan vigente como efectiva… la llave a la lealtad del cliente puede ser construida y fortalecida con una sola palabra: gracias. Un “gracias” sincero, genuino, que salga del corazón, el cliente lo nota, y lo valora mucho.

No me gusta irme muy técnica con mis escritos, como ves, en ocasiones son detalles y ajustes sencillos que, si los implementamos con nuestros clientes y prospectos, podemos lograr una gran diferencia en la experiencia que creamos para ellos. Te invito a que los pongas en práctica y midas el resultado. ¡Dale cariñito a toda persona que se acerque a tu negocio! Los clientes no deberían tener que solicitar un buen trato, un buen servicio. Está en nosotros servir, pero servir con amor, empatía, pero, sobre todo, con pasión.

La gente tiene demasiadas opciones hoy día, valora y agradece cuando alguien decide darte la oportunidad de servirle. ¡Sírvele con empatía y pasión!

No dejes de pasar por mi perfil en Linkedin. Déjame saber qué opinas sobre el servicio al cliente, cuéntame tus dudas, tus experiencias. ¡Conversemos! Gracias por tu tiempo, por tu visita. Realmente lo valoro mucho.

En servicio…

Marysel